Bienvenido a mi paranoica mente friki

Consejos

Para ver las imágenes de la mejor forma recomiendo usar Cooliris, una aplicación de Mozilla Firefox.

Además, para los principiantes en los blogs de blogger, si vais a hacer algun comentario, recordad NO darle a la tecla enter sino clickear en el botón publicar (o aceptar), ya que si le dais a enter borrareis el comentario.

lunes, 16 de marzo de 2009

Adolescencia

●●●

ADOLESCENCIA

En el balcón, un instante
nos quedamos los dos solos.
Desde la dulce mañana
de aquel día, éramos novios.
—El paisaje soñoliento
dormía sus vagos tonos,
bajo el cielo gris y rosa
del crepúsculo de otoño.—
Le dije que iba a besarla;
bajó, serena, los ojos
y me ofreció sus mejillas,
como quien pierde un tesoro.
—Caían las hojas muertas,
en el jardín silencioso,
y en el aire erraba aún
un perfume de heliotropos.—
No se atrevía a mirarme;
le dije que éramos novios,
...y las lágrimas rodaron
de sus ojos melancólicos.

Juan Ramón Jiménez

●●●

El poema nos muestra, de una forma muy visual y sensual, a una pareja de jóvenes en un primer contacto. El simbolismo que emana nos hace ver que pertenece a su primera etapa, sensitiva y modernista. Este simbolismo puede verse en la descripción del paisaje, que refleja el mundo interior, los sentimientos, de los dos jóvenes y del poeta: «crepúsculo de otoño», «caían las hojas muertas», nos muestra, de forma hermosa, la melancolía de la joven, mientras que el «perfume de heliotropos» representa el amor insaciable del joven. Del poema se desprenden intensos sentimientos: en la adolescencia estos parecen más vivos e intensos y se le dan más importancia a algunas cosas banales que hacen que se nos queden fuertemente grabadas. Ambos jóvenes parecen otorgar gran importancia al hecho del noviazgo, Adolescencia 1.2sólo que de forma inversa: el chico siente un fuerte deseo por ella, pero ésta parece sumida en un sentimiento de pérdida, de haber perdido la inocencia, la pureza, la libertad, la independencia…

El poema me ha parecido muy bello y hermoso, cargado de sensaciones e imágenes. Casi he podido ver a la joven, con un rostro cándido, bajo sus pies un jardín amarronado y por sus pómulos, unas saladas lágrimas que corren lentamente, hasta su barbilla.

Juan Ramón Jiménez ha conseguido, una vez más, impresionarme con la maestría de su poesía, haciéndome reflexionar sobre los sentimientos de esta etapa tan bonita de la vida, la adolescencia.