Bienvenido a mi paranoica mente friki

Consejos

Para ver las imágenes de la mejor forma recomiendo usar Cooliris, una aplicación de Mozilla Firefox.

Además, para los principiantes en los blogs de blogger, si vais a hacer algun comentario, recordad NO darle a la tecla enter sino clickear en el botón publicar (o aceptar), ya que si le dais a enter borrareis el comentario.

miércoles, 1 de julio de 2009

¿Por qué las pelusas no son consideradas seres vivos?

Porque "las pelusas nacen, crecen, se reproducen y no mueren", por lo que incumplen una condición básica de todo ser vivo.

miércoles, 27 de mayo de 2009

La experiencia

"La experiencia suele ser una sucesión de disgustos, fracasos y sinsabores que amargan más de lo que enseñan" Lepprince, La verdad sobre el caso Savolta, de E. Mendoza.

martes, 26 de mayo de 2009

El progreso

"A veces pienso que el progreso quita con una mano lo que da con la otra. Hoy son los caballos, mañana seremos nosotros." Pajarito de Soto, La verdad sobre el caso Savolta, E. Mendoza

sábado, 16 de mayo de 2009

Lluvia

La lluvia es tan…
cálida. Baja
suavemente del cielo,
cantando y
te arropa
con su húmedo
manto:

Estoy aquí,
no estás solo.

Tras tu ventana posa
su mano
en el vidrio y
te invita
a su deleite.

Ven,
ven conmigo,
cantemos
bajo el estrellado cielo.

Y mientras caminas
por la calle, ella
juega contigo,
y se ríe
con cada chapoteo
de tus pasos.

Y va seduciéndote,
con sus suaves
caricias. Y si
la miras
a los ojos,
te cogerá el rostro
delicadamente
y te besará
la frente con
sus húmedos
labios.

Vamos,
ven, corramos
juntos por el
rociado campo.

Dividida

Y cuando quise darme cuenta estaba rodeada: un apretado corsé me cercaba el pecho y en cada mano, las riendas de dos corceles, uno negro y otro blanco. Cada uno tira para un lado, pero yo no puedo soltarlos, están atados a mi corsé.

Agarré fuertemente los ramales e intenté dirigir a los caballos, avanzando lentamente, a trompicones. Sin embargo, eran tan fuertes que me desequilibraban.

Traté de respirar, pero el aire no bajaba de mi garganta. Quería sentarme, encogerme, sólo por descansar al margen de todo, pero el corsé me lo impedía. Y grité. Grité con todas mis fuerzas. El aire que al fin conseguí reunir salió de mi boca en forma de un leve quejido que quedó ahogado por el relinchar de los caballos.

Y entonces lo oí, lo noté. Lo sentí bajo el ruido de los cascos: primero fue una punzada, continuó con una pequeña cisura, y luego los caballos salieron corriendo, en direcciones contrarias, perdiéndose en el vacío.

Y yo me quedé allí, tirada en el suelo; medio desorientada y medio aturdida, sin aliento ya y sin nada que me arrastrara a ningún sitio ni a ninguna parte. Sólo aquel sucio corsé ahogándome…

jueves, 14 de mayo de 2009

Ser yo

Me gustaría ser
mano de artista
que patina con grafito
sobre pasta de papel.

Ser como el poeta,
llenar de lágrimas mi tintero
para impregnar con mis emociones
tantas palabras no dichas.

Me gustaría ser alfarero,
y barro, y escultura, y cincel…
Desearía ser como las notas
de esa música que oigo
tan dentro de mí.

Quisiera ser yo,
incluso a pesar mío;
descubrir que sería capaz
de cualquier cosa
sin dejar de ser nunca
como yo misma.

jueves, 30 de abril de 2009

Sol, ardiente Sol

martes, 21 de abril de 2009

En un vaso de cristal

“¡Óyeme!” “Te oigo, pero no quiero escucharte”. “Pues no me escuches, pero óyeme, y ya no podrás evitar atenderme” “Estoy bien. Vete.” “¿Por qué no lo has tirado? ¿Por qué no lo quemas de una vez por todas?” “No quiero olvidar el pasado. Quiero recordar todo lo que ha ocurrido”. “¿Constantemente?” “Siempre que lo vea.” “¿Sólo lo malo?” “Sobre todo lo malo.” “No todo fue eso. También hubo cosas buenas.” “¡Mentiras! ¡Sólo mentiras!” “Pero, ¿por qué te martirizas? ¿Por qué te amargas?” “No quiero olvidar lo que ocurrió. Cada detalle, cada mentira, cada puñalada…” “Pero, ¿para qué? ¿Por qué no puedes recordar lo bueno? Mira el pasado, sin amargura, sino con una felicidad nostálgica. Esos años no fueron tan malos.” “¡No! ¡No! ¡Nunca añoranza a toda esa mentira! Vivir, encerrada en una burbuja de falsas sonrisas. ¡No! Quiero verlo tal como fue, cárcel forjada de mentiras! Cuando por fin conseguí escapar…” ¡Para caer en un vaso de cristal, y luego… ¡Puff! Cerrado con una tapa…” “¡No! Ahora estoy libre, soy libre.” "Feliz, en una nueva vida, inconsciente." “¡NO, NO! No es lo mismo. Ahora todo está bien. Soy querida. Soy feliz. Todo va bien.” “Te vuelves a engañar.” “¡Te equivocas!” “Si no, mírate al espejo. Mírate y verás que llevo razón.” “¡No! No la llevas. No.” “¡Mírate y desengáñate ya!”…
“No necesito mirarme para saber lo que voy a ver.”

lunes, 20 de abril de 2009

El dicho de las oxisales

Cuando el oso toca el pito,
Perico toca el silbato.

miércoles, 15 de abril de 2009

Fiumh

martes, 14 de abril de 2009

¿Pamela Anderson? morena...

domingo, 29 de marzo de 2009

Asesina del RWO

jueves, 26 de marzo de 2009

La virtud moral

No hacemos el bien porque seamos buenos, sino que somos buenos porque hacemos el bien.

Autorretrato

Descuidada y desaliñada, perdería la cabeza si no fuera porque tengo un cuello que la mantiene sujeta a mí.

Mi mente es despistada y voladora, amante del paisaje de la luna. Y mis ojos, o mi cerebro, recoge las cosas de forma desobjetivizada e irealentizada, y sin perturbarme más que para la excitación por el arte.

De mi baile social no me enorgullezco, pero sonrío al ver que a mis torpes pasos reacciona un buen equilibrio con las manos. Y así, como pálido fantasma, voy dando tumbos entre la gente, y por sus miradas deduzco que más de un codazo he propinado.

Conejo en sabana suelo sentirme. Pero el sol no es tan malo, las noches son frescas y de los bordes leones, simplemente, paso.

lunes, 16 de marzo de 2009

Adolescencia

●●●

ADOLESCENCIA

En el balcón, un instante
nos quedamos los dos solos.
Desde la dulce mañana
de aquel día, éramos novios.
—El paisaje soñoliento
dormía sus vagos tonos,
bajo el cielo gris y rosa
del crepúsculo de otoño.—
Le dije que iba a besarla;
bajó, serena, los ojos
y me ofreció sus mejillas,
como quien pierde un tesoro.
—Caían las hojas muertas,
en el jardín silencioso,
y en el aire erraba aún
un perfume de heliotropos.—
No se atrevía a mirarme;
le dije que éramos novios,
...y las lágrimas rodaron
de sus ojos melancólicos.

Juan Ramón Jiménez

●●●

El poema nos muestra, de una forma muy visual y sensual, a una pareja de jóvenes en un primer contacto. El simbolismo que emana nos hace ver que pertenece a su primera etapa, sensitiva y modernista. Este simbolismo puede verse en la descripción del paisaje, que refleja el mundo interior, los sentimientos, de los dos jóvenes y del poeta: «crepúsculo de otoño», «caían las hojas muertas», nos muestra, de forma hermosa, la melancolía de la joven, mientras que el «perfume de heliotropos» representa el amor insaciable del joven. Del poema se desprenden intensos sentimientos: en la adolescencia estos parecen más vivos e intensos y se le dan más importancia a algunas cosas banales que hacen que se nos queden fuertemente grabadas. Ambos jóvenes parecen otorgar gran importancia al hecho del noviazgo, Adolescencia 1.2sólo que de forma inversa: el chico siente un fuerte deseo por ella, pero ésta parece sumida en un sentimiento de pérdida, de haber perdido la inocencia, la pureza, la libertad, la independencia…

El poema me ha parecido muy bello y hermoso, cargado de sensaciones e imágenes. Casi he podido ver a la joven, con un rostro cándido, bajo sus pies un jardín amarronado y por sus pómulos, unas saladas lágrimas que corren lentamente, hasta su barbilla.

Juan Ramón Jiménez ha conseguido, una vez más, impresionarme con la maestría de su poesía, haciéndome reflexionar sobre los sentimientos de esta etapa tan bonita de la vida, la adolescencia.

jueves, 12 de marzo de 2009

Este año...

...parece que Dios se haya propuesto reconquistarme.

miércoles, 11 de marzo de 2009

¿Pamela Anderson?

lunes, 2 de marzo de 2009

¿Mika?

sábado, 28 de febrero de 2009

My bite

¿Angelina?

domingo, 22 de febrero de 2009

Asignatura pendiente

España se dirige hacia una generación consentida y mimada, que se cree con derecho a todo, pero que cree no tener ningún deber. Cuando los jóvenes de hoy en día alcanzan la mayoría de edad, la solución parece ya inexistente. Sin embargo, cuando son pequeños y todavía pueden ser corregidos en su conducta, nadie parece tener el mínimo interés en llevar su educación por el buen camino, bien porque no saben o porque, simplemente, no quieren. Aún más, frecuentemente llego a ver padres jactándose ante sus amigos y elogiando a sus hijos por hacer lo que está mal: “¡Mira que mono cuando dice tacos!” “¡Mira que cara más graciosa pone cuando le doy cerveza!”. Sí, sí, muy mono, hasta que llega al parricidio, donde se acaba toda la gracia.

Conforme el niño crece va mostrando su intolerancia a que le lleven la contraria y, cuando empieza a ir al instituto, esto empeora de forma considerable. Es entonces cuando los padres reaccionan, pero no saben hacer otra cosa que echarles la culpa a la pobre educación que, según ellos, imparten los profesores, cuando en realidad, la raíz de todo es la pésima base de educación y conducta que les han dado ellos. Es cierto que el instituto también influye: la semilla ególatra sembrada por los padres ve aquí un buen momento para crecer, incentivada por el ambiente del instituto, principalmente sus compañeros, los cuales llegan también de sus casas con una paupérrima base. Y no sólo los padres y el instituto en general son causantes de esto, sino que también influye el estado, que en cada cambio de gobierno introduce un nuevo plan de estudio con más visión innovadora que resultados prácticos, sin conseguir así evitar esta importante corriente hacia el egocentrismo, el autoritarismo y la violencia. Importante sobre todo porque se trata de un problema que se va agravando con el tiempo, lentamente: unos pocos padres maleducan a sus hijos, estos al crecer se cruzan con otros de su misma conducta y empeoran, arrastrando a su mala corriente a otros jóvenes que, en un principio, te­nían una buena base. Estos jóvenes luego serán padres y criaran a una prole a la que educarán igual o incluso peor de como lo hicieron sus padres. Y así, con este peligroso círculo vicioso, en las aulas y las calles cada vez será mayor el número de pequeños y agresivos dictadores.




domingo, 15 de febrero de 2009

H




sábado, 7 de febrero de 2009

El comienzo del camino

Al igual que otras muchas tardes, poco antes de la puesta del sol, el joven discípulo se encontró con su maestro en el campo de amapolas y quiso aprovechar la ocasión de conversar con él sobre los temas que le preocupaban.

– "Maestro, he estado pensando sobre la vida tras la muerte".

El maestro lo miró fijamente.

– "Bueno, desde un punto de vista literal, la vida tras la muerte no existe. Cuando lo que está vivo muere, abandona la vida. - y luego añadió - Pero supongo que te refieres a un punto de vista anímico. Cuéntame, hijo, ¿qué conclusiones has encontrado?"

– "He estado observando varias religiones... Me he dado cuenta de que la mayoría de las culturas afirman que tenemos un alma eterna y que, cuando nuestro cuerpo muere, ésta va a otro cuerpo o a otro mundo o a alguna otra parte".

– "¿Y tú qué opinas?"

El discípulo se paró unos instantes buscando las palabras.

– "Yo creo que lo más lógico es pensar lo contrario; el alma es efímera, perecedera, es el cuerpo el que es eterno".

Algo pareció brillar entonces en los ojos del maestro cuando añadió:

– "Explícame eso".

– "A mi parecer, el alma es el resultado del conjunto formado por la VIDA y la MENTE, que, a veces, viene acompañada también de la CONSCIENCIA. La vida la posee todo ser vivo; la mente todos los animales; pero la consciencia, sólo los seres humanos".

– "Pero no existe consciencia sin mente ni sin vida..."

– "No. Supongo, maestro, que cada nivel depende del anterior y en el más alto de éstos, la consciencia es lo que establece una diferencia sensible entre el hombre y el resto de los animales. Ésta le hace percatarse de sí mismo, de su existencia, de su historia. También del paso del tiempo... que le llevará a la muerte".

El maestro comenzó a andar lentamente, entre las amapolas y el discípulo iba tras sus pasos, observando sus reacciones ante el torrente de ideas y pensamientos que brotaban de su joven cabeza y escapaban por sus labios.

– "Y dime, hijo, según tu teoría, ¿qué pasa tras la muerte?"

– "Maestro, al morir se pierde la vida. Ésta es el sustento principal que hace posible la existencia de mente y consciencia, por lo que éstos también se pierden. Sin embargo, el cuerpo permanece. Carece de vida, sí, pero no pierde su esencia: sigue siendo cuerpo, esto es, materia. Aunque, poco a poco, lentamente, irá luego cambiando, transformándose en aire... en tierra... en agua... en plantas... Nuestra materia perdura porque los componentes elementales que la forman son los mismos que forman también y dan el ser a las rocas y la arena de la playa, los árboles del camino y las briznas de hierba que el viento abraza y empuja. Muchos ciclos de materia formarán otras cosas después de que nosotros ya no estemos".

– "¿Te das cuenta de qué consecuencias se desprenden de tus palabras? Según esto que dices, no podemos afirmar que nuestro cuerpo nos pertenece, no es "nuestro" cuerpo. En todo caso, sólo lo es ahora, en este momento".

– "Así lo creo, maestro. Nuestro cuerpo no nos pertenece porque es una materia que compartimos con el universo entero y que sólo la hemos tomado prestada como soporte existencial, mientras vivimos".

Esta vez el gran maestro no contestó.

– "¿Qué le parece mi hipótesis, maestro? ¿cree que estoy en lo cierto?"

El maestro, pensativo, levantó su cabeza dejando que se perdiera su mirada más allá de las montañas nevadas que presidían el valle. El discípulo lo observaba guardando un respetuoso silencio, hasta que finalmente dijo con voz grave:

– "No pensaba en la veracidad o en la falsedad de tus razonamientos, querido discípulo. Te ruego que no te ofendas, pero ese detalle importa realmente poco. Con tu exposición de ideas me has revelado algo mucho más importante".

– "Estoy intrigado, maestro, ¿de qué se trata?"

"Es evidente que por fin, has empezado a pensar por ti mismo y eso te coloca en un lugar muy importante de tu aprendizaje: ahora estás en el comienzo del camino, síguelo y no lo abandones nunca".

Una firma, un minuto

48A79204D7015F62633CE8D086A3A0FE

En http://www.mylivesignature.com/mls_wizard1_1.php

miércoles, 21 de enero de 2009

Pensares y sentires


Esta ilustración, hecha por mí, pertenece a la portada de "Revista de pensamiento", la revista del instituto IES Ilipa Magna.
Los links del instituto y de la revista son:
http://www.iesilipamagna.es/index.php?&ancho=1280
http://www.iesilipamagna.es/revista.php?&ancho=1280

revistadepensamiento.blogspot.com

viernes, 2 de enero de 2009

Los clavos de Ying