Bienvenido a mi paranoica mente friki

Consejos

Para ver las imágenes de la mejor forma recomiendo usar Cooliris, una aplicación de Mozilla Firefox.

Además, para los principiantes en los blogs de blogger, si vais a hacer algun comentario, recordad NO darle a la tecla enter sino clickear en el botón publicar (o aceptar), ya que si le dais a enter borrareis el comentario.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Examen de Geología

Silencio,

suaves pero ligeras
rayaduras.
Sin aliento.

Sudor cae

lentamente,
sin tiempo.

Fallas, pliegues,

inverso, simétrico…
Quedan cinco minutos.
Ya no más,
no hay tiempo.

Lápices y plumas,

que rayan las horas.
Mentes, que piensan
contra el tiempo.

Y más silencio…

Buscando al anticristo

Me encontraba yo las navidades pasadas en la Feria del Libro con mi madre, buscando un li­bro de Nietzsche: El Anticristo. Después de preguntar en muchos puestos, sin éxito alguno, lle­gamos a un puesto llamado El desván. Cuando mi madre preguntó por el libro, el dependiente pe­gó un salto, nos miró como si estuviéramos poseídas por el diablo y dijo poniéndose rápidamente a la defensiva: “No, señora, aquí somos todos muy cristianos”. Mi madre, sorprendida, intentó zanjar el asunto: “Sí, sí; si yo también soy cristiana” a lo que el vendedor del puesto, este defensor de la cultura y tesorero del conocimiento humano replicó: “Muy bien, como hay que ser”.

Es cierto que Nietzsche no deja muy bien parados a los cristianos en su obra, pero era evidente que este librero, ni conocía a Nietzsche, ni sabía de qué va El Anticristo. Hay muchos libros que tienen títulos extraños o que no concuerdan realmente con su contenido y éste por el que yo preguntaba bien podía ser un libro infantil. Es por ello que la actitud del hombre al oír la palabra «Anticristo» como título me desagrada tanto. Además, está lo último que dijo; como dando a entender que ser cristianos es una ineludible obligación y el hecho de buscar este libro, una grave herejía.

Creo que este hombre no es precisamente un ejemplo de tolerancia, y me parece lamentable esta postura que, por desgracia, muestra con demasiada frecuencia la sociedad cristiana al creerse en posesión de la verdad y mantenerse encerrada en sus creencias e ideas.

Yo buscaba El Anticristo y me encontré al “antihombre”.

martes, 16 de diciembre de 2008

Encrucijado final





domingo, 14 de diciembre de 2008

Charlotte

Esta es Charlotte. Apenas hace unas horas que ha nacido. Como la mayoría de nosotros al nacer no hay en ella nada de especial: algo de grasa, un poco de azúcar, otro poco de proteínas… de hecho, en un 75% es agua.

En realidad no es más que un conjunto de producto químicos y, sin embargo, es el ser más complicado del planeta y a lo largo de su vida conseguirá los logros más asombrosos. Empleará casi tres años y medio comiendo durante los que consumirá siete mil trescientos huevos y ciento sesenta kilogramos de chocolate. Producirá cuarenta mil litros de orina y se pasará más de 6 meses en el inodoro. Antes de su primer cumpleaños babeará ciento cuarenta y cinco litros de saliva. Gateará ciento cincuenta kilómetros antes de cumplir dos años. Desde entonces aprenderá una nueva palabra cada dos horas durante los diez años siguientes. Para cuando tenga diez años su corazón habrá latido trescientos sesenta y ocho millones de veces. Pasará algo más de doce años viendo la televisión, dos años y medio hablando por teléfono. Pasará dos semanas besándose. Le crecerán veintiocho metros de uñas, novecientos cincuenta kilómetros de pelo en la cabeza y más de dos metros dentro de la nariz. A los veintiún años habrá respirado como para llenar de aire más de tres millones y medio de globos. Trabajará durante un total de un poco más de ocho años y producirá todos los días doscientos mil millones de glóbulos rojos nuevos. Será capaz de nombrar a dos mil personas. De ellas, a ciento cincuenta los considerará amigos suyos. Se deshará de diecinueve kilogramos de piel muerta. Tendrá relaciones sexuales dos mil quinientas ochenta veces con cinco personas distintas. Se enamorará dos veces. Parpadeará cuatrocientos quince millones de veces y sus ojos podrán distinguir más de un millón de colores. Si se casa se gastará 1.600.000 pesetas el día de su boda. Y hay un 60% de probabilidades de que siga casada con la misma persona durante el resto de su vida. Tendrá dos hijos y cuatro nietos y cuando su ochos biznietos crezcan sólo dos de ellos recordarán cómo se llamaba. En gran Bretaña es probable que viva setenta y nueve años, en Francia, ochenta y dos, en Norteamérica, ochenta, en África, sólo cincuenta y cinco y en España, setenta y ocho. Para entonces habrá caminado más de veintidós mil kilómetros y hablado durante doce años.

Es una lista asombrosa. De hecho, ninguna vida es una historia corriente. Todos nosotros en nuestra existencia haremos una cantidad increíble de cosas. La fuerza motriz de todo lo que hacemos es el órgano más complicado de nuestros cuerpos y también el más misterioso: el cerebro.

Sonrisa

Es curioso como los humanos hemos transformados a lo largo de nuestra evolución una pauta agresiva en una de afecto.
Así, con la sonrisa se dice:
tengo armas, pero no las voy a usar contigo.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Picado